DÍA 3 (III): Papeleo

Durante todo el camino a la oficina, que no fue corto, donde tenía que firmar los documentos Clara no abrió la boca. Parecía que la reacción de Khan –o mis cada vez más continuas dudas- le habían preocupado más de lo esperado. Leer más “DÍA 3 (III): Papeleo”

Anuncios

DÍA 3 (II): Actividades de pantalla

Después de tratar de asimilar lo que yo creía que era la parte dura de mi aprendizaje, resultó que no era así: antes de comenzar lo que llamaron “parte audiovisual” me describieron lo que parecía un entrenamiento militar. Tendría que hacer a diario entre dos y tres horas de natación, buceo –¿para qué quiero bucear en el pasado?-, atletismo y un detallado programa de ejercicios con máquinas de gimnasio y pesas que recibiría próximamente. Pensándolo bien, sí que parecía un entrenamiento militar. Ahora entiendo por qué hay un chándal en el armario de mi habitación. Leer más “DÍA 3 (II): Actividades de pantalla”

DÍA 3 (I): Preguntas frecuentes

Tras una cena en la que casi no comí nada –aún daba vueltas a eso de viajar en el tiempo, los materiales que vi en la sala, todo este secretismo…-, me volvieron a acompañar a mi habitación y, sorprendentemente, nada más tumbarme en la cama, me dormí. Esta vez sí que soñé, no puedo recordarlo, pero debió de ser muy intenso a juzgar por las vueltas que di, parecía que no había pegado ojo. Cuando conseguí relajarme, llamaron a la puerta. Era Clara de nuevo. Miré la hora y al parecer había dormido más de diez horas, si se puede llamar así. Leer más “DÍA 3 (I): Preguntas frecuentes”

DÍA 2 (III): Revelación

La pequeña llave, según me explicaron –tenía otras dos, pero aún no sabía qué abrirían- no servía para accionar el portón, para ello tuvimos que pasar un examen de retina y de huellas dactilares, sino para activar el ascensor al que daba acceso. La cerradura estaba diseñada para funcionar según el labrado de la llave, eso quería decir que no todas las llaves daban acceso a todas las plantas. La mía, por ejemplo, me daba acceso a las tres primeras; la del general del CNI, hasta la sexta de un total de siete. Al conocer aquella información, no supe qué contestar, ¡ni quien pensaba que era uno de los cerebros de todo este asunto misterioso de Proyecto Tempus tenía acceso completo! Tanta seguridad apabulla a cualquiera. Leer más “DÍA 2 (III): Revelación”

DÍA 2 (II): La llegada

El hombre del CNI tenía razón: a pesar de poner toda mi fuerza de voluntad, no fui capaz de aguantar más de diez minutos despierta. Ni siquiera había soñado: fue un pestañeo de un vuelo de duración. Cuando desperté, el avión estaba preparándose para aterrizar sobre una pista de aterrizaje tan pequeña que parecía una carretera de servicio. ¿Dónde diablos estoy? Leer más “DÍA 2 (II): La llegada”

DÍA 2 (I). El viaje.

Aquella noche no pude dormir. ¿Los nervios? ¿Una súbita sensación de salir de mi zona de confort hacia algo peligroso? ¿La consecuente respuesta de mi cerebro que me decía que qué iba a ser peligroso si esto es la vida real? ¿El posterior debate mental durante las horas posteriores? ¿El mosquito que puso la guinda a tan maravillosa noche?

Leer más “DÍA 2 (I). El viaje.”