DÍA 3 (II): Actividades de pantalla

Después de tratar de asimilar lo que yo creía que era la parte dura de mi aprendizaje, resultó que no era así: antes de comenzar lo que llamaron “parte audiovisual” me describieron lo que parecía un entrenamiento militar. Tendría que hacer a diario entre dos y tres horas de natación, buceo –¿para qué quiero bucear en el pasado?-, atletismo y un detallado programa de ejercicios con máquinas de gimnasio y pesas que recibiría próximamente. Pensándolo bien, sí que parecía un entrenamiento militar. Ahora entiendo por qué hay un chándal en el armario de mi habitación.

Tras el momento gimnasio -por cierto, cuando vuelva a Santander, ¿dónde diablos pretenden que haga eso?-, se centraron en contarme qué era eso de “lo audiovisual”.

Para mi sorpresa, lo que me mostraron era una colección más que ecléctica de contenidos, cuya conversación, más o menos, comenzó así.

– Tiene que ser consciente de que no somos los primeros ni seremos los últimos en viajar en el tiempo –dijo Virgilio como si viajar en el tiempo fuera como viajar en autobús municipal-. Existen multitud de sistemas, viajeros, instituciones, países y planetas.

– ¿Cómo? ¿Planetas? Yo aquí me he perdido algo.

– No creo que coincidan, pero tiene que conocer al Doctor, o al Amo, o al Monje en todas sus formas porque no formarán parte del contexto. ¿Acaso pensaba que la Paradoja de Fermi era real? Lo que ocurre es que no se ha hecho público.

– Además –intervino Khan, sin darme tiempo a decir que dejaran de fliparlo-, tendrá que aprender a reconocer a los funcionarios del Ministerio, los americanos del Túnel del Tiempo, algún científico experimentando con su propia tecnología, entre otros.

– ¿…cómo que funcionarios?

– Sí, España tiene un Ministerio del Tiempo. Otros países tienen empresas privadas y pueden hacer misiones de protocolo, proteger la Historia o, simplemente, matar gente en el pasado por encargo. Existe, de hecho un sistema de secuestros en el pasado para asesinarlos en el presente. Es por eso por lo que le hemos preparado esta interesantísima y práctica colección de películas, series, videojuegos y libros. Todo lo que verá, jugará o leerá tendrá una parte de verdad, en mayor o menor medida, pero de todo puede entrever información útil para reconocer viajeros, saber cómo se mueve un profesional del viaje en el tiempo y, sobre todo, qué no hay que hacer.

– Le recomiendo encarecidamente los libros de H. G. Wells y, como inspiración, a Verne, tampoco desdeñe los interesantísimos documentos del proyecto Caballo de Troya, podría ser extremadamente útil para prepararse para lo que le espera. No obstante, no deje de ver estas películas (Regreso al Futuro, una excelente crónica sobre los futuros alternativos) y, como le dijimos, practique mucho Assassin’s Creed, le enseñará cómo moverse.

Virgilio me plantó en los brazos lo que mucha gente podría considerar una biblioteca personal.

– Pero, ¡si me dijeron antes que no se podía hacer ningún tipo de intervención en el pasado porque significaría algo menos que el fin del mundo!

– NUESTRA –enfatizó Khan con tensión en la voz- tecnología es la que podría desencadenar esto. Otros sistemas, los cuales desconocemos por completo, permiten ciertas licencias e, incluso, mimetizarse con el momento.

– Entonces, ¿por qué no la consiguen?

– ¿Nos ve con pinta de matones, ladrones o millonarios para comprar esa tecnología? –a Virgilio le entró la risa; Clara, como de costumbre, permanecía callada. Espero que hable más cuando me tenga que explicar todos esos latinajos-.

– Pues…

– Pues no, no nos dedicamos a eso, ni tenemos presupuesto para pagar por una tecnología de nivel de confidencialidad tan alto que se ha convertido en uno de los temas más populares de la ciencia ficción –Khan estaba más que molesto por la insinuación.

– No era mi intención ofender, pero la forma en la que me han traído, y todo este secretismo, qué quiere que le diga, hacen a una pensar muuuchas cosas.

Pensé que Khan iba a estallar, pero afortunadamente, Clara por fin habló y su voz sonó sorprendentemente autoritaria.

– Khan, basta. Es lógico que se plantee todo esto. Sin embargo, Sujeto Cero, debe ser consciente de que esto no es un juego. Hay muchos intereses enfrentados y usted y sus dudas son el menor de nuestros problemas, si continúa con nosotros, por supuesto. Esto me recuerda que tiene que ir a firmar unos papeles de confidencialidad. Luego volveremos, acompáñeme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s